¿Cómo mejorar tu calidad de vida, implementando tres hábitos sencillos ?

Actualizado: 15 ene 2021

El bienestar emocional es un concepto que está directamente asociado con la calidad de vida, y en este sentido, los seres humanos en la necesidad de crecimiento y desarrollo, buscamos potenciar formas de vida que nos permitan optimizar nuestra existencia, sin embargo, algunos estudios sociales, revelan que dos de los factores intrínsecos, que mayormente afectan la calidad de vida de las personas, son las carencias emocionales y las malas relaciones interpersonales, generando deterioro y aflicción.

No cabe duda que la salud mental, es determinante para afrontar de forma resiliente las circunstancias de nuestras vidas; por ello, cuidar de nuestro bienestar emocional, es tan importante como cuidar de nuestra apariencia externa, puesto que, podemos desvincularnos de otras personas, sin embargo, tenemos que convivir con nosotros mismos las 24 horas del día, 365 días al año, y no será tarea fácil, sino estamos en armonía con nosotros mismos. Ya lo decía desde el siglo XI, el poeta latino Juvenalis: "Mente sana, cuerpo sano" a lo que yo añadiría: mente sana, cuerpo sano, entorno sano. El bienestar emocional implica estar en equilibrio contigo mismo y tener la capacidad de potenciar tus aptitudes para afrontar las situaciones cotidianas de la vida, trabajar de forma pro activa y fructífera y contribuir a tu entorno. Entonces, ¿por qué no dar prioridad a este aspecto de nuestra vida y comenzar a cultivar nuestro ser interior?


Una manera de mejorar nuestra calidad de vida es a través de la incorporación de buenos hábitos; por ello quiero compartir contigo, tres sencillas prácticas, que realizándolas diariamente, contribuirán a tu bienestar emocional.


El hábito de contemplar


El mismo consiste en Invertir unos minutos durante el día en observar tus diálogos internos y tus emociones. Presta atención a los sentimientos y pensamientos que estás evocando sobre ti mismo y sobre tu entorno, considera que la manera en que usualmente piensas, es el alimento de tu mente. Analiza la manera en que resolviste tus demandas del día y pregúntate qué pudiste haber hecho diferente. Examina la manera en que te gustaría relacionarte con las personas y situaciones de tu vida y qué cosas dependen de ti, para hacer la diferencia.

Detente unos minutos a mirar un paisaje, a escuchar música,a pintar u otra actividad de tu interés y simplemente dedícate a observar, escuchar y reconocer como te sientes con eso.

Mirar hacia adentro y hacia afuera, te llevará hacia un estado de consciencia más pleno, ayudándote a aclarar prioridades, generar ideas que te permitan encontrar soluciones a los problemas y de esta forma puede ayudarte a aliviar tus preocupaciones y estrés cotidiano, así como también a detectar tus posibles carencias y a determinar si debes valorar la ayuda de un profesional.

El hábito de agradecer


Permítete reconocer diariamente por lo menos 5 cosas por las que te sientas agradecido(a), por muy oscuro que pinte el panorama, de seguro siempre hay cosas por las que te sentirás agradecido, por ejemplo ser consciente de lo esencial, como tu salud, contar con un techo, con el amor de la familia, la facultad de ver, caminar etcétera. Este hábito también implica, apreciar lo que constantemente otros hacen por nosotros y nuestra capacidad de hacer en pro de los demás. Adoptar una actitud de gratitud ante la vida, nos proporciona una mayor sensación de valía personal, incrementa nuestra conciencia ética y la de los demás, nos ayuda a generar lazos de confianza y reciprocidad con nuestro entorno.

El hábito de Sonreír


Sonreír es una forma alegre y jovial de comunicarnos, que proporciona beneficios físicos, psicológicos y sociales. Cuando reímos, liberamos de forma natural, serotonina, dopamina, endorfina y analgésicos, que benefician a nuestro cuerpo y que al actuar en conjunto, nos hacen sentirnos más entusiastas y optimistas, además es un acto reflejo contagioso, que posiblemente hará que los demás también nos sonrían, generando confianza y apertura, lo que contribuye a que nuestra interacción con los demás, sea más flexible y empática. Una sonrisa genuina y oportuna, puede generar tanto bienestar como una palabra de motivación.


Implementar estas tres sencillas prácticas, te ayudarán a lograr grandes cambios en tu vida. Te invito a tomar acciones que te proporcionen una mejor calidad de vida y convivencia con tus semejantes y tu entorno. Considera que Los hábitos, representan el 40% de nuestros comportamientos, y que lo que pensamos y hacemos cada día, determinan lo que somos.


Si te ha gustado esta publicación, déjame tus comentarios y comparte con otras personas a las que consideres que les será de aporte esta información.





#psicología #hábitos #bienestar

513 visualizaciones32 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo